¿Lenguaje sexista o masculino neutro? Facua acusa a la Junta de Andalucía de "censura lingüística"

¿Hablar de “consumidores” en lugar de “personas consumidoras” es sexista? ¿Se puede usar el masculino genérico en campañas subvencionadas? La Dirección General de Consumo, dependiente de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, ha reclamado a Facua-Consumidores en Acción que elimine de los contenidos de sus campañas financiadas con dinero público todas las expresiones realizadas en masculino genérico, como “consumidores”, y sustituirlas por lo que denomina “otras estructuras no excluyentes”, como “personas consumidoras”. La administración andaluza se ha defendido argumentando que “el lenguaje es una herramienta básica para contribuir a la igualdad real” y que “el uso de lenguaje no sexista y la utilización de términos no excluyentes” es “una obligación para los contenidos subvencionados”.

La organización denuncia que desde Consumo se les ha advertido de que el uso de expresiones como “consumidores” y “usuarios” en lugar de “personas consumidoras” y “personas usuarias” implica prácticas de “lenguaje sexista” y “podría considerarse una infracción leve de la Ley General de Subvenciones” si aparecen en textos de campañas financiadas por la administración autonómica, lo que Facua ha tachado de “censura lingüística”.

La entidad denuncia que la Junta pretenda “imponer” el uso de determinadas palabras y critica la “falta de coherencia” del Gobierno andaluz que “en multitud de ocasiones utiliza el masculino genérico en los contenidos de sus publicaciones”, incluida “la presidenta Susana Díaz, como puede observarse en su cuenta de Twitter”, como ha ejemplificado el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, a través de su perfil de la red social.

Más allá del disparate de intentar imponer expresiones como “personas consumidoras” está la falta de coherencia. Como es lógico, tanto la web de la Junta como el Twitter de Susana Díaz usan a menudo el masculino genérico https://t.co/3KQow3Dhcp

— Rubén Sánchez (@RubenSanchezTW) 17 de enero de 2018

Según explica Sánchez a este periódico, la cuestión surgió cuando la organización remitió a la Dirección General de Consumo “los contenidos de una campaña subvencionada que íbamos a poner en marcha” porque, según comenta, “la Junta exige que en esas campañas tienen que monitorizar el contenido” .

En un “cruce de correos electrónicos” con un funcionario, Facua expuso a Consumo que “no es lenguaje sexista sino el masculino neutro”. La advertencia rezaba así en concreto: “Desde la Administración de la Junta de Andalucía se considera que el uso del masculino neutro es lenguaje excluyente y que podría incumplir las obligaciones de los beneficiarios recogidas en el artículo 24.1 i) de la Orden de 5 de octubre de 2015 por la que se aprueban la Bases Reguladoras Tipo para la concesión de subvenciones en régimen de concurrencia competitiva”.

“Exigencias adicionales” para Consumo

Fuentes de la Dirección General de Consumo explican a eldiario.es Andalucía que el el origen de esta situación está en la remisión por parte de Facua del contenido de una campaña de información para su visto bueno, como procedimiento habitual en las campañas financiadas con las subvenciones concedidas por la Junta con el objeto de comprobar su adecuación a los requisitos establecidos en la resolución de la subvención.

Tras la revisión del contenido, la DG de Consumo solicitó a Facua una serie de modificaciones, entre las que se encontraba la solicitud de una revisión para evitar el lenguaje sexista en la publicación, sustituyendo menciones realizadas en masculino genérico (p.ej: “los consumidores”) por otras estructuras no excluyentes (p.ej: “las personas consumidoras”).

“El principio de igualdad es uno de los ejes centrales en las políticas públicas desarrolladas por el Gobierno Andaluz. En este sentido, se considera que el lenguaje es una herramienta básica para contribuir a esa igualdad real, y dar respuesta a una problemática que desgraciadamente sigue presente en muchos ámbitos de nuestra sociedad”, comentan las fuentes.

La Dirección General de Consumo indica estar “firmemente comprometida con este principio de igualdad y ha asumido el lenguaje no sexista y la utilización de términos no excluyentes como parte de sus procedimientos habituales de trabajo”. Por esta razón, “ante la revisión rutinaria del contenido propuesto por Facua, se les trasladó la necesidad de realizar las modificaciones oportunas para dar respuesta a este compromiso”.

En este sentido, la Junta recuerda que promovió hace más de una década la Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la promoción de la igualdad de género en Andalucía. Según dicha Ley, el Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía es un elemento activo en la consecución, de forma efectiva, del objetivo de la igualdad entre hombres y mujeres. Para tal fin, la estrategia de implementación del presupuesto con perspectiva de género cuenta con una metodología de trabajo específica, el Proyecto G+, detallan las fuentes.

El programa presupuestario de Consumo está considerado dentro de este proyecto, que presenta unas “exigencias adicionales” para la promoción de la igualdad real entre hombres y mujeres. Entre otras cuestiones dirigidas a lograr ese fin, se contempla el uso de lenguaje no sexista y la utilización de términos no excluyentes como una obligación para los contenidos subvencionados por la Administración autonómica, apuntan desde Consumo, que remarcan que el principio de igualdad “es uno de los valores que marcarán el futuro Plan Estratégico de Consumo de Andalucía, en cuya elaboración se está trabajando en la actualidad”.

“La solicitud de modificación del lenguaje utilizado en el contenido propuesto por Facua no se realizó en ningún momento con intención de censura, sino que se hace con el objeto de mejorar la información elaborada por la citada organización, con el fin de contribuir desde todos los ámbitos a la promoción de la igualdad entre todas las personas, con independencia de su sexo”, explican desde Consumo.

Desde el órgano instructor de las subvenciones concedidas a Facua se consideró que el uso de ese tipo de lenguaje podría constituir una infracción leve en base al artículo 56 c) de la Ley de 38/2003, de 17 de noviembre, Ggeneral de Subvenciones. En caso de negativa a realizar el cambio por parte de la asociación se iniciaría el oportuno procedimiento que podría conducir a la imposición de una sanción, que en el caso de las infracciones leves sería de entre 75 y 900 euros. En todo caso, “Facua ha procedido a realizar las modificaciones solicitadas en cuanto al uso del lenguaje no sexista, por lo que no se va a tomar ninguna medida en este sentido”, señala la administración andaluza.

Via:: http://www.eldiario.es/andalucia/facua_0_730377493.html

      

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

A %d blogueros les gusta esto: