Diez claves del 'caso Serrallo': así se fraguó el principio del fin del PP en Granada capital

José Torres Hurtado, exalcalde de Granada, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados por otro caso de corrupción tras la decisión adoptada por el Juzgado de Instrucción número 2. No se trata de la ‘Operación Nazarí’ que precipitó su caída al frente del gobierno local pero sí del origen de la misma: el ‘caso Serrallo’, por el que se mantienen los delitos de ordenación del territorio, prevaricación urbanística, prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude en la contratación, falsedad en documento oficial y tráfico de influencias contra el exprimer edil y los otros 16 imputados.

La pieza judicial que ahora abre un periodo para los escritos de defensas y acusaciones, entrará posteriormente en fase de juicio oral en el que deberán desfilar, entre otros, el propio Torres Hurtado, su exconcejal de Urbanismo en la última etapa de su Gobierno, Isabel Nieto, y el resto de ediles que formaban el grupo popular cuando se aprobó el proyecto Serrallo, por el cual se inició el caso que investiga irregularidades en la construcción de una discoteca privada en suelo que no estaba destinado para tal fin. A continuación, repasamos las claves que dan forma a esta operación judicial contra la corrupción urbanística.

Serrallo, el comienzo

Pese a que el ‘Caso Serrallo’ hunde sus orígenes en un escrito presentado en julio de 2013 ante la Junta de Andalucía que en septiembre de aquel mismo año llegó a manos de la Fiscalía, las implicaciones políticas tardarían aún algún tiempo en llegar. Porque aquel escrito especificaba que se habían llevado a cabo procedimientos irregulares para la construcción de una discoteca junto al centro comercial levantado en la zona del Serrallo al sur de Granada capital. Pero en un primer momento solo aparecían como implicados algunos técnicos de Urbanismo y el promotor de la obra, el empresario Roberto García Arrabal. No sería hasta dos años más tarde cuando a finales de 2015, Isabel Nieto, concejala entonces de ese área, pasó de testigo a imputada en dicha operación. Lo que empezó a definir el futuro inmediato de Torres Hurtado como alcalde ya que este prefirió seguir apoyando a su edil pese a la denuncia de la Fiscalía contra ella.

La imputación del exalcalde

Precisamente el apoyo del exedil a su concejala acabó haciendo saltar por los aires su Gobierno en abril de 2016 cuando ambos acabaron detenidos por la UDEF en el marco de la ‘Operación Nazarí’. No en vano, ahí no acabaron los problemas judiciales para Torres Hurtado, porque solo un año después de su detención, la misma jueza que le procesa en la ‘Operación Nazarí’, María Ángeles Jiménez, decidió imputarle también en el ‘Caso Serrallo’ tras las investigaciones llevadas a cabo en la trama ‘Nazarí’.

Un director ninguneado

Los documentos que dieron origen al ‘Caso Serrallo’ y que después se han ido añadiendo a la ‘Operación Nazarí’ tienen algunos autores y un nombre concreto: Jacobo de la Rosa. El que fuera entonces director de Urbanismo pasó de estar en ese puesto a acabar relegado de manera directa por Isabel Nieto y otros altos cargos del ramo por advertir, según se recoge en los informes jurídicos y policiales, de que la construcción de la discoteca estaba llevándose a cabo irregularmente. Tras vivir situaciones inverosímiles en su cargo, acabó abandonando su puesto en septiembre de 2013 cuando la Fiscalía recogió su documento e inició la denuncia.

La potestad de Sebastián Pérez

Justo en aquellas fechas, cuando se inicia la denuncia de la Fiscalía y cuando posteriormente Jacobo de la Rosa deja de ser director de Urbanismo en el Ayuntamiento de Granada, el presidente de la Diputación granadina era precisamente el máximo dirigente del Partido Popular en la provincia, Sebastián Pérez. Según informes policiales, derivados de la ‘Operación Nazarí’, queda de manifiesto que el propio Sebastián Pérez, en calidad de presidente de los populares, conocía lo que estaba pasando con el ‘Caso Serrallo’ antes incluso de abrirse la instrucción judicial. Lo que se desliza después es que él ayudó a Jacobo de la Rosa a formular su escrito y su posterior marcha de Urbanismo para acogerlo en el seno de la Diptuación que él presidía. Su afán por alcanzar la alcaldía que entonces ostentaba Torres Hurtado, clave en ese movimiento.

El empresario caído en desgracia

Los últimos 20 años del Urbanismo en Granada han tenido dos grandes nombres en cuanto al mundo empresarial: José Julián Romero y Roberto García Arrabal. El segundo fue el sucesor del primero después de que éste tuviese que empezar a reducir su actividad urbanística por la crisis y los diversos juicios que han ido apareciendo con su nombre. No en vano, tanto Romero como García Arrabal aparecen como imputados en la ‘Operación Nazarí’. Sin embargo, en el caso concreto del Serrallo, Roberto García Arrabal pasa de ser la mano derecha del Consistorio granadino en cuanto al Urbanismo a todo lo contrario. Pues su empresa, Inversiones Área Sur es la que se ve involucrada de lleno en la construcción de la discoteca junto al centro comercial también de su propiedad. Contra él se dirige en principio la denuncia de la Fiscalía lo que le lleva a vender la empresa apenas cuatro meses después de entrar en la instrucción judicial. Desde entonces su aparición en obras de gran calado en el Urbanismo de Granada pasa a ser testimonial. Hasta el punto que acaba teniendo que vender la sede de su empresa, CGA, ubicada precisamente a pocos metros del Serrallo y de otros edificios construidos e investigados posteriormente en la ‘Operación Nazarí’.

Los cargos de Urbanismo implicados

Además de la propia concejala de Urbanismo, Isabel Nieto, en la relación de investigados por el ‘Caso Serrallo’ aparecen otros dos nombres clave en el área en las últimas décadas: Emilio Martín Herrera y Manuel Lorente. El primero aparece implicado porque según informes de la UDEF, firmó la licencia en 2012 que permitía la construcción de la discoteca pese a existir informes desfavorables como el del exdirector de Urbanismo, Jacobo de la Rosa. Lorente, por su parte, aparece acusado también de los mismos siete delitos que se le imputan al exalcalde Torres Hurtado y de uno más: cohecho. Pues al parecer, según la investigación policial, él también firmó documentos que permitían la construcción de la discoteca al tiempo que uno de sus hijos trabajaba para Roberto García Arrabal en una de sus sociedades mercantiles. Lorente y Martín Herrera aparecen también de manera recurrente en otros temas urbanísticos de la ‘Operación Nazarí’ y en otros aún más antiguos como el del edificio Penta de la Chana cuyo litigio tiene su origen en los años 90.

Seis concejales en activo del PP, imputados

Del actual grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Granada, seis están imputados también en el ‘Caso Serrallo’. Se trata de María Francés, Juan García Montero, Telesfora Ruiz, Juan Antonio Fuentes, Francisco Ledesma y Fernando Egea. Todos ellos aparecen involucrados en el caso por haber formado parte de las Juntas de Gobierno local que dieron luz verde a este proyecto. No en vano, aunque su implicación en el caso es discutible, la imagen de los populares en el Consistorio ha quedado muy dañada. Lo cual afecta de lleno a la gobernabilidad del equipo de Gobierno del actual alcalde, Francisco Cuenca (PSOE), que se encuentra con una doble vertiente. La del PP frenando, al tener más concejales que los socialistas, llevar a cabo determinadas medidas como el Presupuesto Municipal. Y la de Ciudadanos siendo incapaz de plantear un nuevo pacto de Gobierno con los populares por la imputación de seis de sus concejales.

Isabel Nieto, convencida de su inocencia

Una de las principales implicadas, la exconcejala de Urbanismo, sigue defendiendo que lo que sucedió no fue ilegal. Que llevaron a cabo procedimientos regulados y que en todo caso ella firmó en calidad de concejala pero que no tenía por qué conocer los expedientes porque ese no era su cometido. Al mismo tiempo, Nieto ha destacado en una reciente entrevista en EsRadio que todo se fundamenta básicamente en la denuncia de la Fiscalía pero que faltan pruebas concretas para que tanto ella como el resto de imputados, estén en dicha situación procesal.

Un procedimiento judicial lejos de acabar…

Pese a que la instrucción del ‘Caso Serrallo’ se haya dado por finalizada, el procedimiento judicial aún debe seguir su camino. Debido a la gran cantidad de documentos presentados y que se han de poner encima de la mesa aún, para que se conozca una sentencia definitiva contra los acusados aún queda mucho tiempo. Al igual que sucede con la ‘Operación Nazarí’, ambas tramas urbanísticas permanecerán abiertas algún tiempo más hasta resolverse.

… y el juego político que continúa

Mientras tanto, el juego político tendrá que velar porque la ciudad de la Alhambra pueda salir del estado de crisis institucional que vive desde la detención del exprimer edil, Torres Hurtado, y los graves problemas económicos que padece relacionados con la corrupción y la falta de iniciativas municipales que quedan de manifiesto en asuntos tan importantes como los presupuestos municipales que continúan prorrogados desde 2015, precisamente cuando Torres Hurtado aún era alcalde. Pues todo se reduce a números. Los que delatan que el PSOE, aunque posee la alcaldía, Gobierna en minoría al tiempo que Ciudadanos y PP pueden en cualquier momento acabar con ella. Algo que no parece que vaya a suceder a corto plazo a menos que los populares consigan limpiar su imagen de casos como el Serrallo o la Nazarí.

Via:: http://www.eldiario.es/andalucia/granada/claves-Caso-Serrallo_0_739826124.html

      

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*