El reto de ponerle límites al arte: '100 artistas, 100 portadas de Milenio Diario'

ISRA ÁLVAREZ

  • Del reto de invitar a un artista a usar una portada de periódico como lienzo surge la exposición ‘100 artistas, 100 portadas de Milenio’.
  • Los artistas usaron la portada de ‘Diario Milenio’, una de las publicaciones más influyentes de México.
  • Cien de esas portadas se exhiben en el Museo de América de Madrid hasta el 17 de junio.

Los pequeños dedos tamborilean sobre la pierna mientras observa atenta. Gira un poco la cabeza y unos pocos segundos después la niña se va trotando detrás de sus padres. Una observación efímera para un soporte efímero. El Museo de América de Madrid acaba de inaugurar la muestra 100 artistas, 100 portadas de Milenio Diario (hasta el 17 de junio), un reto creativo que hace lo imposible: ponerle límites al arte. Concretamente, los límites de una hoja de papel.

Hace seis años la Colección Milenio Arte comenzó a comisionar obras de arte a creadores de México a los que tras la entrega de su obra se les entrevistaba para Milenio Televisión. Al terminar esa entrevista, realizada en el estudio o lugar de trabajo del artista, se les proponía un reto: intervenir una de las portadas del diario Milenio, uno de los medios más influyentes de México, enmarcado a su vez en un grupo de comunicación, el Grupo Milenio, que cuenta con medios de televisión, radio, internet e impresos en diversos países del mundo.

La Colección Milenio Arte cuenta ya con 170 pinturas y casi 200 periódicos intervenidos, de los cuales 100 han sido seleccionados para esta exposición.

“Estas obras no tienen la formalidad del cuadro, ni la preparación, ni el trabajo posterior”, explica Avelina Lésper, directora de Colección Milenio Arte y comisaria de la exposición. Son improvisación pura y “no se puede enmendar. Están echas de primera intención, en minutos. No hay cabida para el arrepentimiento. Nos lo llevamos, lo dejamos secar y después se enmarca”, explica Lésper, que defiende el reto de plantear premisas a la creación artística: “las obras de arte más importantes y trascendentales de la historia se hicieron bajo comisión y con plazos”, recuerda.

Hay diversas series temáticas que encaminaban el trabajo del artista, del tipo Milenio visto por el arte, Poesía vista por el arte, La luna y el sol… sin embargo, un paseo por la muestra da fe de que el genio artístico sólo respetó el impulso de crear. No en vano, es “un reflejo del trabajo cotidiano de los artistas“, según la comisaria, encargada durante años de buscar a los artistas, ya fueran “jóvenes que no habían debutado en escuelas de arte a maestros consagrados que habían caído en el olvido”.

El papel de periódico impreso invita a ser intervenido porque es “un material que habitualmente manipulamos, que rompe con la cuestión de la página en blanco“, explica Lésper, que hace ver que la fragilidad del soporte obligaba a estabilizar el papel antes de enmarcarlo, con diversas técnicas e incluso con periodos de secado que en ocasiones llevaron hasta tres semanas.

Los artistas pintaron sus obras y las terminaron entre los diez minutos que llevaron las más fugaces a las horas que requirieron las más complejas, por contenido o técnica. Sin embargo, la sencillez de algunos de los trabajos no desmerece, ni siquiera junto a los más elaborados. “Es justo lo que queremos mostrar, el acercamiento a la improvisación“.

El resultado de este experimiento más que asentado son autorretratos, rostros humanos, figuras humanas, desnudos, dioses y mitos aztecas reinterpretados, seres fantásticos, paisajes y hasta referencias a Velázquez. “Algunos se lo toman muy en serio y otros se divierten con la improvisación”, explica la comisaria, que destaca obras que incorporaron elementos de la portada, como las fotos o los titulares y otras que ignoraron lo impreso.

“Se ha generado una visión muy sesgada de lo que está pasando en el arte. Ahorita pareciera que a ya nadie está pintando, que a nadie le interesa dibujar o la plástica. Y no es así”, explica Lésper, que ve en esta iniciativa una oportunidad generar un espacio alternativo para los artistas.

Algunas de las obras de la exposición contienen denuncia social. Pero “la reivindicación no convierte una cosa en arte. Ha de ser arte antes que reivindicación. Detrás de la obra debe haber un enorme oficio”, hace ver Lésper (en la foto), que también destaca la enorme presencia de mujeres artistas en la muestra.

Via:: https://www.20minutos.es/noticia/3263115/0/reto-ponerle-limites-arte-100-artistas-100-portadas-milenio-diario/

      

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*