El caso Casado

Mientras la muchachada de naranja se arrastra por las televisiones y radios poniendo su aire más digno mientras le suplican a Mariano Rajoy que les resuelva la contradicción que tienen en Madrid, donde no pueden seguir apoyando a Cristina Cifuentes pero tampoco pueden votar con Podemos; mientras el presidente se entretiene dando a entender un día que tiene la cabeza de Cifuentes lista para el sacrificio y al siguiente brindándole todo su apoyo con su ya mítico abrazo mariano, llama y bastante la atención esa benevolencia usada para despachar el escandaloso asunto del currículo inventado de Pablo Casado, el hombre que no se quiere acordar de la Guerra Civil ni de si iba a clase o no.

Cierto es que Casado no ha caído en la desfachatez de inventarse una coartada como Cristina Cifuentes, pero también resulta cierto que ha hecho algo más que inflar su pedigrí académico. Apuntarse a un cursillo, aunque sea pagándolo a precio de oro, no es lo mismo que hacer un posgrado y un doble licenciado como Pablo Casado lo sabe de sobra.

Cierto es que Casado reaccionó con mas inteligencia y rapidez que una Cristina Cifuentes que se dejó guiar por la misma insolvencia y frivolidad que ha marcado su carrera política. Casado no presentó papeles reconstruidos pero aquellos que enseñó no valen de mucho, ni prueban algo. Es más, mintió de manera evidente. Para justificar que se le convalidara prácticamente todo el master invocó sus supuestos y exigentes posgrados en Harvard o Georgetown, sabiendo perfectamente que ni son posgrados, ni tienen validez alguna en un proceso de convalidación que, por cierto, solo fue capaz de acreditar con un certificado firmado por un vicerrector carente de competencia para acreditar la validez de sus convalidaciones.

Si quiere que le tomemos en serio debe presentar el correspondiente certificado del área de Ordenación Académica de la URJC, el único documento que puede dar fe válidamente de un expediente de convalidación. En cuanto a los trabajos que no dejó ni mirar, existen media docena de webs donde pueden ustedes descargarse los trabajos que quieran y sobre aquellos que gusten ahora mismo.

Y aún queda un detalle final incluso más llamativo. El caso Cifuentes ha provocado una oleada de infundios contra una universidad pública que pasa cada año exhaustivos controles de calidad autonómicos y estatales. Paradójicamente, la constatación de que el currículo de Pablo Casado, y unos cuantos dirigentes populares más que ya han corrido a limpiar los suyos, se halla infestado de titulillos y cursillos de pomposo nombre, expedidos previo sustancioso pago por un desfile interminable de centros privados y supuestas escuelas de negocio, no ha provocado que empecemos a hacernos preguntas sobre el verdadero escándalo que infesta la educación superior en España: la manada de centros y escuelas de negocio que subastan y venden títulos al peso y al mejor postor, títulos sin ningún control o rigor académico que permiten a quien los paga jugar a ser doctorado o posgrado por las mejores marcas universitarias del mundo; cuando en realidad solo han hecho un cursillo de unas horas que la universidad de referencia seguramente ni conoce, ni valida, o que se ampara en algún convenio de colaboración que no pasa de ser una mera declaración de intereses.

Ahora ya saben por qué les gusta tanto la enseñanza privada. Porque en la privada, con dinero, puedes comprarte los títulos que quieras. En la pública no. Para obtener un titulo que no mereces debes cometer uno o varios delitos.

Via:: https://www.eldiario.es/zonacritica/caso-Casado_6_761233877.html

      

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*